Dos pequeños escalones conducen a esta habitación cómoda y coqueta situada en la primera planta del riad. El ambiente dominante es el de una dulce intimidad. Los dos pequeños sofás del rincón del saloncito le proporcionan un ambiente más jovial al conjunto. Es como entrar en un capullo de crisálida. El cuarto confortable de idéntico modo transmite serenidad. El beige y el marrón, el cobre y la madera, los materiales nobles que la revisten son simplemente bellos.

 

75 €